Imprimir

El sedentarismo y la mala alimentación son principales causas de muerte evitable

on . . Visitas: 782

laverdad

Los hábitos de consumo y alimentación que se han producido en los últimos años en España, así como la creciente malatendencia al sedentarismo en las actividades lúdicas, están incidiendo de una manera muy negativa en la salud de la población, según han puesto de manifiesto los participantes en el Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, celebrado recientemente en Valencia.

Los expertos hacen hincapié en la gravedad de esta conducta que consideran una de las principales causas de muerte evitable.

En este sentido, indicaron que los médicos de familia son los profesionales sanitarios que están en mejores condiciones, por su cercanía y conocimiento global de los pacientes, de concienciar a la población sobre los beneficios de practicar actividad física.

La edad no es una contraindicación para practicar ejercicio de manera regular y adaptado a las condiciones de cada uno. Según los especialistas, está demostrado que mejora siempre la salud y la calidad de vida. De hecho, muchos estudios han comprobado los beneficios que conlleva frente a múltiples enfermedades e, incluso, se obtienen ventajas en personas de edad avanzada que comienzan a practicar ejercicio.

Por el contrario, datos de la Encuesta Nacional de Salud revelan que el 7 por ciento de las muertes registradas en 2003 fueron consecuencia de la inactividad física.

Impacto

La falta de ejercicio es uno de los factores de riesgo, asociado a los hábitos de vida actuales, de mayor impacto sobre la salud, debido a que está implicado en el desarrollo de numerosas enfermedades y su prevalencia es superior a la de cualquier otro factor de riesgo como el tabaquismo o el consumo de alcohol.

Pese a que el sedentarismo es un problema de salud que está presente tanto en niños como en adultos, a medida que aumenta la edad, la inactividad es más frecuente. Asimismo, los expertos apuntaron que el nivel de actividad física de una persona incluye la actividad que realiza en su vida cotidiana, en el ámbito laboral y en su tiempo de ocio.

En los últimos años, se ha producido una notable reducción de la actividad física en los tres ámbitos.

Los médicos de familia consideran que cuando alguien camina 10.000 pasos se considera «activo» y «muy activo» cuando se alcanza hasta 12.500 pasos.

Además, destacaron que la falta de actividad física está asociada a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. A nivel cardiovascular, el ejercicio físico practicado regularmente favorece que el paciente experimente, entre otros beneficios, un incremento del colesterol «bueno» y un descenso de las cifras de presión arterial.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web