Imprimir

El Banco de Alimentos de Valladolid reparte comida entre los más necesitados a través de diversas asociaciones

on . . Visitas: 758


El Banco de Alimentos de Valladolid reparte en estas fechas y hoy especialmente, con motivo de la Navidad, pedidos de comida para las familias más necesitadas de la localidad a través de diversas asociaciones, parroquias o conventos, entre otros.

El Banco de Alimentos de Valladolid reparte en estas fechas y hoy especialmente, con motivo de la Navidad, pedidos de comida para las familias más necesitadas de la localidad a través de diversas asociaciones, parroquias o conventos, entre otros.

Todas las personas que colaboran con el Banco de Alimentos --unos 20 ó 30-- son voluntarios, incluido su presidente, José María Zárate, quien aseguró que ellos son los medios con los que cuentan y quienes realmente "mantienen la actividad con su ilusión y su trabajo".

Este Banco de Alimentos que se instaló en la localidad vallisoletana en 1995 tiene como función principal recoger alimentos de proveedores de la zona de Valladolid y distribuirlos entre las asociaciones, quienes posteriormente lo reparten entre las familias más necesitadas de su entorno.

"Prácticamente todos colaboran y nos entregan productos. Puntas de producción, algún excedente que les quede por ahí o productos que puedan estar mal etiquetados. Se trata de productos perfectamente comestibles y no comercializables por esos defectos", aseguró Zárate.

Zárate añadía que no pueden distribuir directamente a las personas porque "se formarían unas colas enormes" por lo que trabajan a través de estos organismos de ayuda social quienes conocen perfectamente la situación directa de los más necesitados.

Para Zárate la crisis no ha hecho mella en la sociedad y aseguró que la gente ha sido "muy generosa" y quizá la crisis haya ayudado a mentalizar a la gente de que con un poco de ayuda y colaboración individual se puede atender a mucha gente. "Es muy importante esta sensibilización de la sociedad, porque ayudamos a gente de nuestro entorno", añadió.

De hecho, ha asegurado que la Operación Kilo de este año ha sido igual de fuerte que la de otros. "Las Operaciones Kilo son nuestra tabla de salvación. Reconocemos continuamente el trabajo de los proveedores y doy gracias a que nunca nos ha faltado nada aunque a veces haya habido algún bajón, pero siempre nos apoyamos en las Operaciones Kilo de colegios, grandes superficies...", recordó.

Sin embargo, el Banco de Alimentos sí que ha notado la crisis en las aportaciones económicas directas por parte de las diferentes entidades, que son quienes tienen posibilidades económicas. "Han recortado mucho sus donaciones y tenemos que andar pidiendo a ver si conseguimos que nos den algún dinerillo para poder pagar los gastos de mantenimiento de la nave".

LOS MÁS NECESITADOS

Zárate aseguró que el tipo de familias que recurren a la caridad de esta empresa son familias de inmigrantes, sobre todo sudamericanos o de países del Este; familias de etnia gitana, jubilados y, ahora, se ha notado un aumento de aquellas personas que se han quedado en el paro, no perciben ningún ingreso y tienen dos o tres personas a su cargo.

"Son personas que han tenido un ritmo de vida y de trabajo normal y ahora no tienen ningún ingreso. Se les han acabado las ayudas y tienen que acudir a Cáritas o a asociaciones de su zona".

Ovidio, responsable de Cáritas de la Parroquia del Sagrado Corazón en Valladolid, recogía un pedido esta mañana y explicaba, en declaraciones a Europa Press Televisión, que dicho pedido estaba destinado a una familia compuesta por 13 personas, el matrimonio y 11 hijos.

Tras once años evangelizando en Japón, esta familia ha vuelto a España y, en la actualidad, el padre de la familia está enfermo y no puede trabajar. "De alguna manera les tenemos que ayudar, porque este hombre está enfermo y no puede trabajar", comentaba Ovidio.

Aceite, arroz, alubias, yogures, leche, embutidos varios o patatas eran algunos de los alimentos que componían este pedido.

Ambos, Zárate y Ovidio, aseguraban que la crisis y el aumento del paro se ha notado en el aumento de las familias necesitadas pues las asociaciones ahora solicitan un poquito más. "Donde tenían 80, ahora te piden para 100. Y así con todas", añadió Zárate.

HISTORIA

Los Bancos de Alimentos nacieron en Estados Unidos en los años 60 en la ciudad de Phoenix Arizona, de la mano del señor Jhon Van Engel, quien vio la necesidad de ayudar a los más desfavorecidos que necesitaban ayuda para poder comer todos los d*días.

En la época de los 80 llegaron a Europa, instalándose en España en la década de los 90. Se trata de asociaciones sin ánimo de lucro y todos los participantes en el proyecto son voluntarios.

Tienen como objetivo recolectar cualquier excedente alimentario que exista en nuestra sociedad, bien sea por parte de grandes empresas o almacenes así como de particulares que quieran contribuir a la causa y redistribuirlos entre aquellas familias y personas más necesitadas de nuestra sociedad.

Desde los Bancos de Alimentos no se entrega comida directamente a los más necesitados si no que se trabaja a través de asociaciones, parroquias, conventos, ayuntamientos y organizaciones de ayuda social, quienes tienen un contacto más cercano con aquellas personas más necesitadas.

 

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web