Imprimir

Baños de espuma tóxica

on . . Visitas: 802


Las espumas de estas aguas no desprenden la fragancia de los geles, aceites o sales de baño relajantes. Pero sí huelen: a contaminación, a negligencia gubernamental, al sudor de desalmados industriales que arrojan sus desechos sin ninguna depuración previa. Y también huele a muerte, porque de este afluente del Ganges llamado Yamuna y que rebosa vertidos tóxicos bebe la población de Nueva Delhi, y ese veneno acaba con la vida de muchos niños.

El joven Mahendra Kumar no duda en sumergirse. Su intención no es darse un baño efervescente, sino hallar algo depositado en el fondo que le permita comer. La jornada de 'pesca' será dura. Hay que buscar tesoros y eso exige muchas inmersiones. Si hay suerte, encontrará aretes, pulseras, anillos o collares perdidos por algunos de los millares de compatriotas que penetraron en estas aguas contaminadas hace un mes en busca de purificación para ellos y sus familias, durante la reciente celebración de los ritos hindúes. El río cruza también el Estado de Uttar Pradesh y la ciudad de Arga, y en su ribera se yergue el Taj Majal.

El río Yamuna mide 1.370 kilómetros pero pocos son de aguas cristalinas, sólo los que descienden de la cordillera del Himalaya. La fotografía fue hecha ayer, en el Día Mundial del Agua. Gobiernos, ONG y Naciones Unidas hicieron un llamamiento a la conciencia social. La reunión de expertos que concluyó en Nairobi alertó de que la crisis del agua en el mundo, por la escasez y la contaminación, requiere «una acción urgente global». Los datos de la ONU son escalofriantes: el consumo de agua no potable provoca más víctimas mortales al año que las guerras. La ONG Plan España asegura que 4.000 niños fallecen al día de enfermedades provocadas por el agua contaminada.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web