Imprimir

El consumo de heroína repunta debido a la crisis

on . . Visitas: 930


barcelona- «Ahora quiero trabajar para llenar mi vida y cuidar de mi hija». Empezó consumiendo heroína aún siendo menor de edad. A los 17 años ya estaba enganchado a esta droga. A los 23 se pasó a la cocaína. Empezó como «todos», dice Javier. «El problema es que no sabemos gestionar nuestros sentimientos, enfrentarnos al día a día». Con 43 años, separado y padre de una hija de tres años, Javier lleva un año en tratamiento con Proyecto Hombre.


No es la primera vez que intenta rehabilitarse. De hecho, durante 10 años consiguió mantenerse alejado de las drogas pero un problema familiar le arrastró otra vez a los brazos de la cocaína. «Espero que está vez sea la definitiva.... lo será», señala este albañil de profesión, aún dubitativo, porque la lucha contra las drogas no tiene punto y final. Se trata de una batalla diaria.
Javier asegura que cuando su hija sea mayor hablará abiertamente con ella de drogas porque el panorama actual le «da mucho miedo». «Cuando yo empecé tenías que hacer las mil y una para conseguir cocaína, ahora cualquier chaval te ofrece en cualquier esquina...».
Falta de recursos
Según su último informe y que Proyecto Hombre presentó ayer, las 1.409 personas que la ONG atendió el año pasado tenían entre 13 y 60 años. La cocaína sigue siendo la substancia más consumida por sus pacientes –en un 63 por ciento–, pero «la heroína repunta», explicó el director de la ONG, Oriol Esculies. Mientras en 2008, el porcentaje de casos atendidos por adicción a esta droga era del ocho por ciento, en 2009 aumentó hasta el 12 por ciento. La crisis puede estar detrás de este incremento, apunta Esculies, ya que se trata de una substancia que «evade de la realidad».
En cualquier caso, el número de drogodependientes atendidos por la entidad se ha multiplicado por cinco en diez años, mientras el consumo, según el Plan Nacional sobre Drogas, se ha estabilizado. Para Esculies, esta diferencia se explica porque «la administración no da respuesta a todos los que lo necesitan, porque no se ha adaptado a las necesidades actuales». Pero Proyecto Hombre, dada la crisis, se está quedando sin recursos y por eso reclama a la Generalitat que o bien se ponga al día o bien les ayude con su actividad. La entidad cuenta con una lista de espera de tres meses y los casos van en aumento. «Es muy importante acoger a la persona cuando decide rehabilitarse, porque puede cambiar de idea al día siguiente». De media, el consumidor de cocaína tarda 10 años en pedir ayuda, tiene 31 años, es hombre, está en el paro y toma otras drogas.


Un centro en Ciutat Vella
El Raval contará con un nuevo centro para la prevención y rehabilitación de la drogodependencia, pero para atender a adolescentes. Así lo anunció ayer el director de Proyecto Hombre, Oriol Esculies. El objetivo es trabajar en uno de los principales focos de venta y consumo de droga de Barcelona y dar alternativas a los jóvenes en riesgo de exclusión.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web