Imprimir

Uno de cada tres toxicómanos en tratamiento logra dejar las drogas

on . . Visitas: 2515


El perfil actual del usuario es el de un hombre de treinta años, adicto a la cocaína y al alcohol. Proyecto Hombre Gipuzkoa, que cumple 25 años este jueves, ha rehabilitado a 1.500 personas

uando se cumplen años, y más si se trata de una fecha especial, suele ser momento para echar la vista atrás y hacer balance de lo vivido. Así lo han hecho los responsables de Proyecto Hombre Gipuzkoa, que este jueves celebrará los 25 años de su fundación. Fue un 4 de febrero de 1985 cuando echó a andar el programa de rehabilitación de toxicómanos en la villa Ulia-Enea de Donostia, que hoy sigue siendo la primera puerta a la que llaman los toxicómanos. Desde entonces, 4.500 personas han iniciado el tratamiento, de las cuales 1.500 han logrado dejar el infierno de las drogas. O lo que es lo mismo, uno de cada tres usuarios que iniciaron el tratamiento logró rehabilitarse. Las cifras son aún mejores si sólo se tiene en cuenta la última fase del tratamiento, la de reinserción. Tres de cada cuatro personas que llegan a esa etapa consigue cruzar la meta y dejar atrás su adicción.

«Cuando alguien termina el proyecto, incluso con los que no han terminado pero sí han dado el paso de empezarlo, nos sentimos felices, desde el punto de vista profesional y también personal, porque la implicación con cada una de las personas es mucha», contó ayer José María Izeta, uno de los terapeutas de Proyecto Hombre.

Izeta presentó en Donostia junto a Izaskun Sasieta, directora de Proyecto Hombre, y Juan Carlos Olano, presidente de la Fundación Izan, las jornadas que han organizado para este jueves y viernes en las que reunirán a terapeutas, juristas, médicos y antropólogos, entre otros profesionales, que hablarán del pasado, presente y futuro de las adicciones. Las charlas iban a tener lugar en el auditorio Kursaal pero la cita ha tenido que ser trasladada al restaurante Kursaal debido a la cumbre de ministros de Innovación que se celebrará el fin de semana. El aforo ya está completado, pero Proyecto Hombre publicará todas las ponencias en un libro, según indicó Sasieta.

Las jornadas serán el primer plato de un año de celebraciones en el que no sólo se mirará hacia el pasado, sino que se abrirán nuevos proyectos. En abril el programa inaugurará las instalaciones de Hernani, donde ya cuenta con varias líneas de tratamiento. La falta de espacio obligó a Proyecto Hombre a iniciar unas ambiciosas obras que ahora culminan con un nuevo centro en el que se han reservado treinta plazas para la última fase del proceso de tratamiento, la de reinserción, y otras ocho para el programa Itxaro, destinado a las personas alcohólicas.

La siguiente fecha que Proyecto Hombre tiene marcada en el calendario es el 13 de noviembre. Los Golden Apple Quartet ofrecerán dos sesiones de su obra 'Los Golden en blanco y negro' en el Victoria Eugenia, que irán destinadas a beneficio del programa. Sasieta especificó que con todas estas iniciativas quieren agradecer la implicación de los antiguos y actuales trabajadores, de los voluntarios, los colaboradores, las familias y a los propios usuarios, «unos valientes», les definió Juan Carlos Olano, quien también tuvo palabras de agradecimiento para «la especial sensibilidad y el apoyo moral de la sociedad guipuzcoana» en estos 25 años de andadura.

¿Vuelve la heroína?

El perfil del usuario de los inicios de Proyecto Hombre con el actual no tiene nada que ver. Si en los años ochenta los toxicómanos eran adictos a la heroína, ahora lo son a la cocaína y al alcohol, las dos sustancias más consumidas (35% y 28%, respectivamente). Según explicó José María Izeta, la mayoría de usuarios son hombres y solteros, aunque esto último responde más bien a la media de edad, que ronda los treinta años. En cuanto a lugares de procedencia, casi el 33% es donostiarra y el resto pertenecen a casi toda la geografía guipuzcoana, lo que demuestra, aseguró Izeta, que el programa está «establecido» en todo el territorio.

Proyecto Hombre, que siempre ha estado sujeto a los cambios en los consumos para atender a usuarios de todo tipo de perfiles, presta ahora atención a aquellos toxicómanos que sufren alguna patología mental grave, a través del programa Eraiki, explicó Izeta. Preguntado por si se tiene constancia de un repunte de la heroína, como se viene advirtiendo en algunos foros, el terapeuta dijo que, de momento, en Gipuzkoa no se ha registrado ningún crecimiento significativo.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web