Imprimir

Bruguer, junto a las internas del Centro Penitenciario Wad-Ras, da color a la prisión de mujeres

on . . Visitas: 1787

carcel_mujeres

Con la orientación del artista Fernández-Coca, 200 internas se han convertido en pintoras por un día dando color a la zona en la que juegan los hijos de las mujeres recluidas en el centro. El proyecto Let's Color de Bruguer busca devolver la alegría a las paredes del único centro penitenciario catalán donde conviven madres e hijos. Actualmente son 15 los niños que viven en Wad-Ras de Barcelona.

La iniciativa forma parte del proyecto internacional Let's Color de Bruguer, compañía que forma parte de AkzoNobel, cuyo objetivo es devolver la alegría a espacios de todo tipo, a través del poder regenerador del color, haciendo que sean los propios habitantes quienes participen en su mejora. Iniciativas similares han tenido lugar en países como Brasil, Gran Bretaña, Francia u Holanda.

Lideradas por el artista Antonio Fernández-Coca, quien se ha querido sumar al proyecto, unas 200 internas del Centro Penitenciario War-Ras han llenado de imágenes y color las paredes del patio destinado a la zona de juegos de los más pequeños. Los 165 metros de pared blanca se han convertido en cuestión de horas en un divertido fondo marino, donde peces de colores conviven con originales estrellas de mar. Un océano de color en la única prisión catalana en la que conviven madres e hijos.

Pero, la reclusas y los más de 50 voluntarios ha ido más allá, ya que también se ha dado color a los pasillos y a las zonas comunes del centro, en total 600 metros cuadrados. Se han empleado, 450 litros de pintura, de 35 colores diferentes.

 

En palabras de Silvia Serrra, directora del Centre Penitenciari de Dones de Barcelona "este tipo de iniciativas permiten a las internas participar junto a sus compañeras en la mejora del Centro, lo que es muy positivo tanto para su desarrollo personal como para mejorar las relaciones que tienen entre ellas". Actualmente son 550 las personas que viven en el Centro, 334 mujeres, de las que 164 se encuentran en régimen abierto.

El ilustrador y creativo Antonio Fernández-Coca con gran prestigio por sus trabajos de humanización de hospitales y ambientación pedagógica, ha sido el encargado de dirigir la acción artística de las reclusas. El artistas ha manifestado que "con esta iniciativa he descubierto a unas artistas muy disciplinadas y con ganas de transformar un espacio para ellas muy importante en sus vidas. No olvidemos que los más pequeños deben desarrollar su vida de la forma más normal posible y ello es muy difícil en edificios como una prisión. Precisamente por eso, hemos creado entre todos un oasis de ilusión para los niños".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web