Imprimir

Fundación IKEA dona 62 millones de dólares para el campamento de Dadaab

on . . Visitas: 1481

ikea

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha anunciado una contribución histórica: la donación de 62 millones de dólares (unos 43 millones de euros) aportados por la Fundación IKEA para ampliar la ayuda de emergencia para las miles de personas que viven en el mayor campo de refugiados del mundo en Dadaab, Kenia.

La donación, que se realizará a lo largo de tres años, permitirá ayudar a un total de 120.000 personas, lo que supone casi un cuarto de la población de Dadaab. Se trata de la mayor donación privada que la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados ha recibido en sus 60 años de historia, y la primera vez que una organización privada ha elegido ofrecer apoyo directo a un importante campo de refugiados.

"Este gesto humanitario de la Fundación IKEA se realiza en un momento crítico", afirmó António Guterres, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. "La crisis en la región del Cuerno de África continúa aumentando, ya que miles de personas siguen huyendo de Somalia cada semana. Estamos realmente agradecidos por la ayuda prestada, ya que acciones como ésta no podían venir en mejor momento".

El campo de refugiados de Dadaab, que se encuentra en una región remota en el nordeste de Kenia, se estableció a principios de la pasada década de los 90. Este año ha sufrido una llegada masiva de personas como resultado del conflicto y de la sequía en Somalia. Aunque originalmente fue diseñado para dar cabida a 90.000 personas, en estos momentos alberga una población de aproximadamente 440.000 personas, de las que 150.000 han llegado en los últimos meses. Esta situación dificulta en gran medida la vida y el trabajo de las personas que allí residen. Además, muchas de las personas recién llegadas padecen desnutrición y se encuentran en un estado de salud crítico.

La donación de la Fundación IKEA ofrecerá un apoyo inmediato a ACNUR para ampliar su ayuda y salvar las vidas de las personas que ya se encuentran en el campo de refugiados.

"Esta iniciativa es una ampliación destacada pero natural del compromiso establecido desde hace tiempo por la Fundación IKEA para mejorar la vida diaria de los niños y de las familias necesitadas en todas las naciones en desarrollo", afirmó Per Heggenes, responsable de la Fundación IKEA. "El apoyo a ACNUR, tanto de forma inmediata como a largo plazo, representa uno de los mecanismos más efectivos para lograr un impacto positivo e inmediato en las vidas de miles de niños refugiados y de sus familias".

ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, depende en un 98% de las contribuciones voluntarias para poder ayudar a millones de refugiados y otras personas desplazadas en todo el mundo. La mayoría de estas donaciones provienen de gobiernos. Con la donación de 62 millones de dólares, la Fundación IKEA abre una nueva vía en la ayuda a los refugiados por parte de una organización privada.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web