Imprimir

Violencia machista

on . . Visitas: 518

Image

NÉSTOR PADRÓN DELGADO (*)

En estos días que producen actos y denuncias, sobre la violencia de genero, causante en España de mas de cincuenta mujeres asesinadas por sus esposos, ex esposos o compañeros, hechos totalmente condenables y a los que habría que castigar con la máxima dureza hasta conseguir acabar con esa lacra vergonzante, habrá que hacerse solidario y exigente con la situación de la mujer en el mundo subdesarrollado o en vías de desarrollo.

Y no se trata en este caso de que la pobreza y miseria afecta mas gravemente a la mujer, de las miles de muertas como consecuencia de la falta de asistencia sanitaria en los partos, o las de miles de contagiadas con el virus del Sida consecuencia del ejercicio de la prostitución a que la degradación social las aboca.

 

Se trata en este caso de las violaciones que los ejércitos o milicianos someten a miles de mujeres en el Congo, con la pasividad o ineficacia de las tropas de la ONU, como hace unos años ocurría en Sierra Leona o Liberia.

Se trata del poder que ejercen determinados imanes musulmanes para establecer proclamas tan brutales y salvajes como recomendar a sus fieles que tomen por esposas a niñas de nueve años, antes que otra de edades superiores a los 20, como ha ocurrido hace unas semanas en Marruecos.

Se trata de la criminal medida que en interpretación del Coran se aplican en algunos países islámicos de lapidar a la mujer adultera, como ha ocurrido recientemente en Somalia, a Asha, agravado en este caso por cuanto era una niña de 14 años, por cuanto padecía epilepsia y por cuanto los tres denunciantes ante el tribunal islámico fueron sus violadores o sea asesinato cruento de una menor inocente víctima de sus violadores, esas condenas a morir por lapidación se producen también en el norte de Nigeria, gran productor del petróleo que consume occidente, y en muchos otros países de confesión islámica radical.

De otra parte resulta ignominioso, que en el sudeste asiático especialmente en Tailandia la venta de niñas por sus padres a prostíbulos donde son atendidos turistas occidentales y japoneses sigue siendo práctica habitual, sin que gobiernos ni organizaciones de defensa de los derechos humanos hayan podido erradicar.

Como tampoco las policías del occidente de Europa hayan logrado acabar con las mafias rusas de la trata para la explotación en la prostitución de miles de mujeres del este de Europa que abastecen los puticlubes sitos en las afueras de las ciudades europeas.

En definitiva, entre el machismo persistente en muchos países, las fatuas de algunos dirigentes islámicos y sus brutales interpretaciones, las actuaciones de mafias que explotan a mujeres, las barbaries de milicianos en las guerras de África, los burdeles que compran niñas etc. etc., ponen de manifiesto que desgraciadamente para una buena parte de la humanidad femenina, la liberación es todavía un sueño. Por ello cuantas acciones reivindicativas se hagan para acabar con la violencia de genero siempre nos parecerán insuficientes hasta conseguir la autentica liberación de la mujer en este injusto mundo.

* Vicepresidente de la Coordinadora de ONG de Canarias, responsable de Solidaridad Internacional Canarias

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web