Imprimir

«Con palabras no es fácil convencer, hay que sentirlo»

on . . Visitas: 621

Image

ImageMARÍA LUISA MANRIQUE REVILLA PREMIO VOLUNTARIADO 2008 - M. Á. S

Especialista en Rehabilitación, la médico zamorana recibió el Premio Voluntariado 2008 de Asvai

SONIA QUINTANA| VALLADOLID - La Fundación Asvai (Asociación Vallisoletana de Ayuda a la Ancianidad y a la Infancia) le hizo anoche entrega, en el Paraninfo de la Universidad, del Premio individual Voluntariado 2008.

«Es un reconocimiento al voluntariado en general; una persona sola no puede hacer nada si los que están a su alrededor no le ayudan», asegura María Luisa Manrique (Castro de Alcañices, Zamora, 1949).

Esta médico especialista en Rehabilitación compagina su día a día de trabajo en el Centro regional de Medicina Deportiva con sus clases en la Escuela Universitaria de Enfermería de la UVA, donde es profesora asociada. Fue precisamente el Consejo Social de la Universidad el que presentó su candidatura a este galardón.

-¿Cómo ha recibido este mérito? -Me siento muy afortunada pero, sobre todo, porque me he dado cuenta de que tengo la suerte de tener grandes amigos. Creo que hay muchísima gente que trabaja en la sombra que se merece este galardón más que yo; pero también sé que hay mucha gente que ha apostado por mí y estoy encantada y agradecida. Aunque sé que es un premio a la persona, yo lo considero un reconocimiento al voluntariado en general.

 

-¿Por eso ha querido dedicar este galardón «a quienes me rodean»? -Una persona sola no puede hacer nada si los que están a su alrededor no le ayudan.

-En la actualidad colabora con la oenegé GAM Tepeyac, la oenegé Consejo Interhospitalario de Cooperación en Mozambique y en Procomar (Valladolid Acoge). ¿Cómo empezó su labor como voluntaria? -Mi vocación fue tardía pero ya llevo doce años. No sé en qué momento exacto me di cuenta pero sé que dije: 'Ahora o nunca'. En GAM Tepeyac me dieron mi primera oportunidad para colaborar y luego e ido hilando unas cosas con otras. Ahora tengo un enganche total. Me piden ayuda, y si puedo darla, allí estoy. «Compensa con creces»

-¿Y de dónde saca el tiempo? -A Mozambique voy mi mes de vacaciones y también he pedido algún permiso en el trabajo. Hay días que me faltan 4 ó 5 horas pero, al final, es cuestión de organización. Me quito el tiempo de ver la televisión, de leer... Lo hago encantadísima porque compensa con creces.

-En Mozambique, además de realizar asistencia médica, también da clases. -Estoy orgullosísima de esta labor. Cuando empecé no sabía muy bien qué iba a poder hacer con mi especialidad pero ahora hemos formado allí a médicos y ya hay tres especialistas en Rehabilitación, que vienen a estudiar aquí, gracias a una beca.

-¿Somos una sociedad de voluntarios? -Con palabras no es fácil convencer a la gente. Las personas tienen que darse la oportunidad de empezar a hacer algo y ver la satisfacción que se siente. Si no te das la oportunidad, no sabes lo que te puedes llegar a perder. Hay que probarlo. Yo cuento mucho mis experiencias pero lo importante es sentirlas en uno mismo.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web