Imprimir

José Luis Peso : "Para ayudar a los necesitados no hace falta ir al tercer mundo"

on . . Visitas: 523

Image

José Luis Peso asegura que la sociedad es cada vez más individualista y ha olvidado valores sociales importantes TANIA ALONSO / VILAGARCÍA

José Luis Peso es el presidente del Club de Leones de Vilagarcía, una ONG que lleva casi 30 años ayudando a las personas más desfavorecidas de la comarca.

El presidente señala que en la sociedad actual cada vez tenemos más tiempo, pero lo dedicamos menos a ayudar a los demás, a pesar de que, asegura, cada día nos cruzamos con personas que necesitan de nuestra colaboración.

- ¿Cuál es la labor que El Club de Leones lleva a cabo en Vilagarcía?

 

-Aquí llevamos casi 30 años implantados, somos una de las sedes del club más antiguas de Galicia. Nuestras actividades son muy diversas, como revisar la vista a los niños en los colegios, sufragar operaciones o facilitar ayuda alimenticia. Promocionamos además la donación de órganos, llevamos ya más de 1.700 personas que se han hecho con el carnet de donante.

- Gran parte de estas actividades las sufragan con los donativos que reciben, ¿la gente se anima a colaborar? - Cada vez la gente se anima más a hacer donativos, y además no hace falta colaborar con una cantidad alta. En estos casos es más importante la voluntad que el dinero.

- De todas formas, las ONG están pasando actualmente por una etapa de poca credibilidad. - Las ONG están denostadas, en parte porque las actuaciones y las situaciones en que se han visto muchas de ellas nos ponen en entredicho. Hay fraudes, y cada vez más la gente desconfía o no se anima a participar.

- ¿Los jóvenes tienen también esa idea o se animan a echar una mano? - La juventud es cada vez más reacia a colaborar y a comprometerse. La edad media de los socios en Vilagarcía está en 50 o 55 años. En su favor hay que decir que la mayoría tiene un compromiso muy serio, algunos de ellos llevan desde su fundación, casi 30 años.

- Pues es precisamente ahora cuando cuentan con más información de todo tipo sobre las ONG. - No creo que el problema sea la falta de información, de hecho hoy con internet cada vez salimos en más eventos, y se hace referencia a nosotros en muchos casos. Yo creo que el problema es más social, ya que cada vez tenemos más tiempo pero se lo dedicamos menos a los demás.

- ¿Hace falta mucho tiempo o esfuerzo para colaborar con el Club de Leones? - No, se trata de colaborar puntualmente, ayudar sin recibir nada a cambio, no hace falta ser un héroe, sólo voluntad. Es una actividad callada, sin publicidad. Probablemente a muchos les gustaría salir en una página de un periódico, o aparecer en la tele cuando hace algo por los demás, pero no tiene proyección mediática.

- Aunque no mediático, es un trabajo, supongo, tremendamente reconfortante. - Por supuesto. Es muy gratificante ayudar sin pedir nada a cambio. Es impagable el esfuerzo y el tiempo que se dedica, pero sin embargo la gente cada vez ayuda menos, la sociedad es cada día más individualista y egoista. Se pierden los valores y las referencias, y yo creo que la culpa la tiene la sociedad en la que nos está tocando vivir.

- ¿Qué es lo que está fallando? - Falta la chispa que hace a la gente querer participar, mojarse, implicarse. El mundo se está globalizando, cambia deprisa y no hay tiempo para asimilar estos cambios. Esto crea un adormecimiento en las conciencias, y lo primero que se olvida es que existe la posibilidad de ayudar.

- ¿Cuáles son las causas? - "No querer ver". Es una de las consecuencias de la vida que llevamos, estamos demasiado pendientes de nosotros mismos, de nuestro móvil, nuestro coche o nuestro trabajo, sin mirar a los demás. Supongo que mucha gente cuando llegue al final de su vida se preguntará ¿qué he hecho?, y se dará cuenta de que no ha hecho nada por nadie, por lo menos de forma desinteresada.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web