Imprimir

Cuidado con las ONG´s

on . . Visitas: 550

Image

La campaña para desprestigiar a las ONG's parece que ha remitido. No hace tanto, había una sospechosa insistencia en noticias y declaraciones sobre el carácter corrupto de algunas de ellas. Por supuesto que había motivos para ello y seguro que las hay. Y tanto: las he visto actuar "allá" y no siempre lo que he visto ha sido edificante. Lo que la campaña parece que pretendía era usar los casos reales para debilitar los casos que molestan a los que tienen poder.

Así, si una resultaba que se dedicaba en realidad al tráfico de estupefacientes o la otra tenía líderes sospechosos de enriquecimiento ilícito o la de más allá se saltaba las normas del país en el que actuaba, se concluía que no te podías fiar de ninguna. Siempre he dicho que no por ser una ONG está libre de recelo y que conviene asegurarse antes de dar el paso. Como colaboro con varias no soy sospechoso de participar en aquella campaña, pero sí me declaro practicante de la duda metódica: hasta que no vea, no creo.

No me parece paranoide sino, simplemente, propio del gato escaldado. Pero no hay que pasarse. De todas maneras, conviene distinguir entre ONG's grandes y pequeñas. Las grandes pueden correr el riesgo de la "férrea ley de la oligarquía": dedicar más esfuerzos a mantenerse como organización que a conseguir los objetivos para los que fue fundada. Como participé en la conspiración para desbancar a los burócratas de una ONG que ya se habían olvidado totalmente de aquellos objetivos y sólo querían actividades que mantuviesen sus salarios, sé de qué estoy hablando. Pero eso no quiere decir que las pequeñas ONG's, ágiles, voluntariosas y sin ningún tipo de interés creado no tengan sus problemas.

Las grandes pueden dedicar esfuerzos a la evaluación y a la planificación. Las pequeñas, cegadas por su entusiasmo, pueden hacer auténticas barbaridades como (no invento: recuerdo) entregar mantitas a los indiecitos con lo que estos niños podían salir en la foto contentos con su nuevo abrigo, pero habiendo destrozado con tal proyecto la artesanía textil local: pan para hoy, hambre para mañana; peor el remedio que la enfermedad. Y no te digo cuando lo que hay es un deseo de aparecer en los medios cueste lo que cueste y a costa de lo que sea. También aquí hay buenos ejemplos de pequeñas ONG's "revolucionarias" que dejaron la revolución en cuanto se les notificó que se les suspenderían las subvenciones (gubernamentales, por supuesto, pero del gobierno autónomo en el caso que recuerdo). No parece aconsejable generalizar nunca, pero sí proceder con cautela siempre. Y con más razón frente a los miembros más entregados.

Por el mero hecho de pertenecer a una ONG no se tiene razón en todo. Sucede como con las víctimas del terrorismo (tipo AVT) o de los secuestros (tipo Ingrid Betancourt): son sumamente respetables, pero su condición no les garantiza el monopolio de la verdad y de la acción política correcta. Conozco a miembros de ONG's tan imbuidos de su verdad y tan conscientes de tener necesariamente razón por el hecho de pertenecer a la ONG que tendrían que provocar dudas ante tanta certeza. Puede ser peor todavía si se trata de cargos directivos (importante saber si son electos o son autonombrados) o, peor, si son fundadores. Los líderes carismáticos pueden ser devastadores. Participé en la fundación de una pequeña ONG y estuve, cuando ya se pudo organizar en España, en el grupo inicial de Amnistía Internacional en Alicante, en las reuniones en la entonces Escuela de Trabajo Social "Virgen del Remedio" (Jesús y María, Vistahermosa) y en mi propia casa. Lo digo para evitar suspicacias. Pero llama la atención oír a estos militantes decir "si nos critican, es que tenemos razón".

Quieras que no, tienen que recordarme lo de "ladran, luego cabalgamos". Pero es que hay motivos para dudar hasta de los miembros más respetuosos y no por ello inactivos. Varias ONG's del movimiento por la paz estadounidense han hecho públicas sus sospechas sobre una activista y miembro de algunos directorios pacifistas reconocidos, serios y dedicados a su tarea. La sospecha no puede ser más curiosa: creen que esta Mary Lou -así se llama- ha sido una infiltrada a sueldo de la National Rifle Association. La NRA es esa asociación de la que se reía Michael Moore en "Bowling for Columbine" tanto en general como de Charlton Heston en particular. No es una asociación despreciable: es un lobby formidable que consigue echar abajo cualquier intento de legislar la venta y tenencia de armas y lo hace bajo capa de defensa de la Constitución estadounidense que reconoce el derecho individual a llevar armas para la defensa personal (¡Constitución, Constitución, cuántos pecados se cometen en tu nombre!). Los infiltrados, pues, no tienen por qué ser sólo de los gobiernos. El caso de esta buena chica, de ser cierto, indica que puede haber más instancias interesadas en la infiltración en las ONG's y muestran que lo que hacen es relevante y que hasta los aparentemente más inocentes, como yo mismo, pueden ser exactamente lo opuesto de lo que parecen.

Mi consejo: no se fíe, pero actúe. No se fíe porque hay razones para no fiarse. Y actúe porque creo que, en un mundo que no funciona bien, cada cual tiene que hacer lo que está al alcance de su mano para mejorarlo y hacerlo racionalmente. Esto incluye el provocar alguna desconfianza: las certezas absolutas sobre el carácter indiscutible de la propia misión no son buenas consejeras ni auguran nada bueno, sean del color que sean. José María Tortosa es investigador del Instituto de Desarrollo Social y Paz de la Universidad de Alicante.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web