Imprimir

«Estamos en un momento difícil en el que le ves a la pobreza el rostro»

on . . Visitas: 1254

Image

Image Carmen Escribano, Directora de Cáritas Diocesana en Albacete Carmen Escribano. A.P.Teresa Roldán

Carmen Escribano, directora de Cáritas Diocesana de Albacete, hace un llamamiento a la colaboración ciudadana para que aporte sus donativos en la cuenta bancaria abierta por la ONG en la CCM, o bien con alimentos o ropa, para ayudar a las familias necesitadas, cuya cifra se incrementa mes a mes como consecuencia de la crisis económica que vivimos.

También anima a los jóvenes y no tan jóvenes a ayudar como voluntarios.

¿Desde cuándo lleva como directora en Cáritas Diocesana? Yo soy voluntaria de Cáritas Diocesana en la parroquia de San Vicente de Paúl desde hace nueve años, y como directora de Cáritas Diocesana fui nombrada por el obispo de Albacete, Ciriaco Benavente, el día 1 de julio de 2008.

 

 

El principal objetivo de esta ONG es ayudar a los colectivos más desfavorecidos y por tanto más necesitados ¿así es como lo percibe la sociedad albaceteña? Sí, cuando optamos por entrar en esta organización es porque nos merece toda nuestra admiración, con todo el respeto para todas las organizaciones no gubernamentales, porque al final se tratará de aunar esfuerzos, dado que todas las ONGs vamos en la misma dirección, pero evidentemente yo estoy en este voluntariado desde mi perspectiva y desde mi trayectoria de cristiana, con aciertos y debilidades como mucha gente, pero sin duda me siento parte activa de la iglesia y desde siempre yo he pensado que yo soy iglesia, porque la iglesia no sólo es la jerarquía, sino cada uno de los cristianos, y desde ese momento es cuando uno decide participar en organizacionesY luego hablar de Cáritas a mí en particular me apasiona, porque estamos al lado o luchando por los más desfavorecidos, pero también Cáritas tiene un papel importante de presencia en la sociedad anunciante y denunciante.

Para los cristianos es importante pensar que ahora que estamos en Navidad tenemos una buena noticia que transmitir y es que cada uno de nosotros somos templo de Dios y como ese es mi convencimiento yo considero que todos los seres humanos merecemos toda la dignidad del mundo, y Cáritas debe luchar por esa dignidad de todas las personas. Porque además hay que tener en cuenta que la pobreza no viene de manera gratuita, sino por una situación de mal reparto de los recursos y de la injusticia, y nuestro objetivo es reivindicar y luchar porque desaparezcan las raíces de esa pobreza tan palpable en estos momentos.

¿Es consciente de que ha llegado a la dirección de Cáritas en uno de los momentos de mayor trabajo para esta ONG debido a la crisis y a las consecuencias que la misma está motivando donde son cada vez más las familias que necesitan de la ayuda de ONGs como el caso de Cáritas? Sí, la verdad es que he llegado en un momento especialmente difícil, a la vez que conmovedor, pero es cuando le ves a la pobreza el rostro. Porque además ahora hemos pasado de las estadísticas frías de decir ha aumentado hasta el 90% el número de personas y familias que se acercan hasta nuestras parroquias, para ponerle nombre y apellidos a esas personas que se acercan en busca de ayuda, porque son vecinos y vecinas a los que ves todos los días.

Es un tiempo difícil, pero es el tiempo que tenemos, pero por otra parte, eso te exige estar más activa y por ello es un toque fuerte para todas las personas comprometidas no ya sólo con Cáritas sino con cualquier organización no gubernamental que luche por los derechos de las personas.

Ahora tenemos que estar más despiertos y tenemos que sensibilizarnos los que estamos dentro y con nuestra presencia a los que están a nuestro alrededor, y trasladarles el mensaje de que esto nos puede pasar a todos y que todos estamos en el mismo barco.

Porque esta manera de vivir tan individualista que tenemos no puede ser. Tenemos que vivir un poco pensando en el de al lado, porque el rostro del otro es también nuestro rostro, somos todos hermanos.

¿Y cree que los albaceteños vamos a ser capaces de ante los tiempos que vivimos cambiar de mentalidad? ¿Cree que los albaceteños se van a volcar con la campaña extraordinaria que ha puesto en marcha Cáritas para ayudar a todos los desfavorecidos por la crisis económica? Ese es nuestro objetivo, pero lo que no podemos es quitarle la venda al que no quiere ver. En los colectivos que están dentro de la iglesia sí que hay una conciencia importante y la gente se está sensibilizando porque ahí están los grupos parroquiales diciendo lo que hay y cual es la realidad. Fuera debe ser nuestra acción la que debe de testimoniar y decir a los demás cómo se funciona. A mi me encantaría que todo el mundo nos volcásemos.

Tenemos que pensar que quizás nuestro vecino es el rostro de la pobreza hoy en día y lo cierto es que tenemos muchos vecinos en la ciudad de Albacete y en la provincia de Albacete. Hablamos de albaceteños y no de inmigrantes, a los que sin duda se les ha puesto la situación más difícil; hablamos de gente que todos conocemos y a los que se les ha puesto la vida complicada, porque no tienen para pagar la luz. Y nuestro papel es acercarnos con delicadeza como nos gustaría que se nos acercaran a nosotros.

Esas cifras que ofrecían desde Cáritas de que en noviembre habían sido cerca de 300 las familias albaceteñas atendidas por la organización ¿cree que se van a incrementar conforme nos adentremos en el 2009? Según las estimaciones que barajamos no sólo desde Cáritas sino desde otras organizaciones e instituciones se prevé que el año 2009 sea más complicado que el 2008.

Ahora es cuando estamos empezando, porque es desde el pasado mes de octubre cuando se ha empezado a apreciar los efectos de la crisis, ya que hasta ahora las familias tenían ese pequeño resorte y esos pequeños ahorrillos, pero llegará el momento en que esto falle y no quede nada.

Por eso la idea de la campaña, para estar un poco preparados para lo que viene, sabiendo que este es un pequeño parche, pero es lo que nos toca junto a instar a las instituciones públicas y decir: señores que esto es un problema de ciudadanía y de todos y hay que repartir mejor y no despilfarrar.

Además de con dinero ingresándolo en la cuenta de CCM que ha abierto Cáritas para esta campaña ¿de qué otra forma puede colaborar el ciudadano de a pie? La gente puede llevar alimentos a cualquier parroquia, donde existe una red de voluntarios que son los que canalizan y se encargan de repartir esas ayudas. Y es que las familias se acercan en primer lugar a pedir a las parroquias, en contacto por supuesto con los servicios sociales.

En cuanto a la ropa hay que saber que Cáritas tiene una Fundación, la Fundación El Sembrador, y dentro de la misma, tenemos un convenio de colaboración con R que R y se ha creado una empresa de inserción social con una red de tiendas de ropa usada en la capital y la provincia precisamente para la gente con menos recursos.

También en la nave que R que R tiene en el Polígono es donde se trata toda esa ropa usada. Por ello, todas las personas necesitadas pueden acudir a las parroquias albaceteñas y allí se les envía con un vale a dicha nave y pueden elegir la ropa que cada uno necesita con coste 0, es decir, totalmente gratis.

Para los que tengan un poco de poder adquisitivo, aunque sea pequeño, pueden acudir a las tiendas de Fuera de Serie, una de las cuales se ubica en la calle Octavio Cuartero de la capital.

El último Informe sobre la pobreza y la exclusión social presentado recientemente ¿qué datos ofrece? Según las conclusiones de dicho informe el 50 por ciento de los ciudadanos españoles están en situación de precariedad y la precariedad es el paso inmediato a la vulnerabilidad, y esto es lo que se está viendo en los últimos tiempos, pero también hay que tener en cuenta que ese informe de la pobreza es hasta finales de 2006 y por tanto no recoge la realidad actual que ha empeorado.

La campaña de Cáritas también pretende captar voluntarios ¿qué llamamiento hace para conseguir alcanzar ese objetivo? Pensemos que la pobreza no es sólo económica, sino que estamos viviendo un tiempo de redescubrir nuevas pobrezas, en personas mayores que viven en soledad, personas que se ven en una situación de separaciones familiares y eso es complicado, y nosotros tenemos un papel importante que hacer y todos podemos ser voluntarios, porque todas las personas tenemos capacidades para ayudar y dejarnos ayudar. Y además, aunque suene a tópico no lo es, porque siempre recibimos más de lo que damos, y además esto nos hace crecer más como persona. Y por supuesto, dentro de la iglesia yo siempre digo que todos somos Cáritas.

¿Y es el momento de que los jóvenes se involucren en las acciones de Cáritas? Sí, es el momento de hacer un llamamiento a la gente joven, a los que a veces les cuesta comprometerse con tareas de larga trayectoria o que tengan una continuidad, pero lo cierto es que son muchas las cosas que pueden hacer. Se deben acercar a las iglesias, porque hay que decir que las iglesias no son algo exclusivamente para la gente mayor, sino que también en las parroquias hay fiesta.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web