Imprimir

La mitad de los españoles vive en la pobreza

on . . Visitas: 1042

Image

El Informe sobre Exclusión Social indica que uno de cada 5 hogares no llega a fin de mes

Un hombre descansa en un banco de la capital tinerfeña. jonay rodríguez

Image EFE | MADRID El crecimiento económico y del empleo en los últimos quince años no ha reducido la pobreza ni las desigualdades, ya que uno de cada cinco hogares españoles continúa viviendo bajo el umbral de la pobreza, que afecta de forma severa a medio millón de familias con problemas, además de exclusión. Según el VI Informe sobre exclusión y desarrollo social en España 2008 de la Fundación Foessa y Cáritas, casi la mitad de la población española sufrió en algún momento durante los últimos siete años algún periodo de pobreza, lo que sitúa a este sector como el colectivo más vulnerable ante la crisis económica.

España es, junto al Reino Unido, donde han aumentado más las tasas de pobreza permanente y de pobreza crónica (que es del 13,8 por ciento) y respecto a la pobreza transitoria, afectó al 42 por ciento de la población, en la que se incluyen personas que experimentaron dos o más episodios de pobreza durante siete años consecutivos. El informe también detecta que uno de cada cinco hogares que no tienen problemas económicos, sí se enfrentan a situaciones de exclusión social y de garantía de derechos fundamentales. Así destaca que sólo el 47 por ciento de la población no está afectada por alguno de los índices de exclusión social que analiza.

En cuanto al grado de concentración de la riqueza, el informe destaca que casi el 80 por ciento de las propiedades inmobiliarias distintas a la vivienda habitual, el 88 por ciento de los negocios por cuenta ajena y más de un 92 por ciento de las acciones están en manos del 20 por ciento de los hogares más ricos. La incidencia de la pobreza entre los trabajadores asalariados es la mayor de las últimas décadas. Ingresos. De hecho, hay una proporción no desdeñable de empleados en situaciones de pobreza -por encima del 10 por ciento de los ocupados-, debido a la insuficiencia de los ingresos para hacer frente a las cargas familiares, lo que pone en cuestión la arraigada imagen de empleo como garantía automática de bienestar social. Respecto a la vivienda, los hogares pobres destinan un 84 por ciento de sus ingresos mensuales a la compra de vivienda y, si se trata de alquiler, este esfuerzo supone la mitad de sus ingresos.

De estos hogares, sólo uno de cada diez tiene conexión a internet y ordenador, en el 60 por ciento hay teléfono móvil y en el 41 por ciento fijo. Por otro lado, el informe denuncia que los recursos empleados en la reducción de la pobreza por parte de las administraciones "resultan impropios" para el nivel de desarrollo del país. Reagrupar a inmigrantes Dar a los ayuntamientos las competencias para regularizar a los inmigrantes, aunque ello requiera un cambio de la Constitución, y desvincular el permiso de residencia del de trabajo, son las opciones propuestas ayer por Cáritas y la Fundación Foessa para evitar la irregularidad y exclusión de este colectivo. El VI Informe sobre Exclusión Social y Desarrollo Social en España 2008, presentado por estas dos entidades, destaca que todas las reformas que se han sucedido desde el año 2000 "han ido en el sentido de rebajar los derechos y acrecentar los deberes de los inmigrantes".

Frente a la irregularidad documental -que es "el grado máximo de exclusión jurídica"- la alternativa reside en "no prohibir ni cegar las vías de legalización" y, por contra, otorgar permisos bianuales en las regularizaciones y desvincular la residencia del trabajo. "Otra medida posible, aunque requiera cambiar la Constitución, es la de conceder competencias de regularización a las administraciones locales".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web