Imprimir

BCN cerrará el año con 110.000 personas vulnerables atendidas

on . . Visitas: 792

Image

• El municipio prevé aumentar un mínimo del 15% el gasto social en el 2009

• Consistorio y entidades renuevan su compromiso para hacer frente a la crisis

ROSA MARI SANZ BARCELONA Barcelona es una ciudad de creciente complejidad social, lo que comporta tanto riesgos de pobreza como oportunidades.  Algo que el ayuntamiento ha tenido presente desde hace cerca de cuatro años, cuando elaboró el Plan Municipal de Inclusión Social 2005-2010, cuyo presupuesto ha ido aumentando cada ejercicio hasta llegar a los 112 millones de euros que permitirán haber atendido en el 2008 a más de 110.000 personas vulnerables, alrededor de un 20% más que en el 2007.

Así lo afirmó ayer el segundo teniente de alcalde, Ricard Gomà (ICV), para justificar que la capital catalana no prevé un plan de choque por el aumento de precariedad por la crisis, ya que el municipio "no ha estado de brazos cruzados".

 

En todo caso, lo ineludible, dijo, es seguir incrementando el gasto social, por lo que aseguró que en el 2009 la cifra crecerá un mínimo del 15%. "Las bases están puestas desde un contexto de crecimiento económico, por ello, con la nueva situación, ya tenemos los elementos encima de la mesa para seguir trabajando, aunque no podemos permitir que la crisis lentifique el acceso a los derechos sociales reconocidos por las nuevas leyes", explicó el edil, en un directo mensaje a los gobiernos central y catalán para que mantenga el gasto en la dependencia y los servicios sociales.

"Ni los ayuntamientos ni las ciudades deben pagar las consecuencias", continuó, para remarcar que el consistorio reafirma su compromiso en este área con una mayor inyección económica que supondrá un tercio del presupuesto global que se aprobará en diciembre.

PLAN CONTRA LA POBREZA

Lo dijo poco antes de comenzar junto a representantes de entidades sociales, como Càritas, Arrels, Creu Roja, la Fundació Pere Tarrés o la Federació d'Associacions de Veïns de Barcelona (FAVB), una sesión de trabajo para elaborar el Plan de Acción contra la Pobreza, previsto dentro del Programa de Actuación Municipal, y que marcará unas políticas a seguir los próximos años que cuentan con la colaboración de 397 oenegés barcelonesas.

Una red social constituida en el 2006 que el concejal ecosocialista calificó de fundamental para luchar contra la exclusión social. Y unas organizaciones que ayer, en vísperas del Día Internacional contra la Pobreza (se celebra pasado mañana), presentaron junto al edil la declaración La Barcelona social hace frente a la crisis y a la exclusión, que contiene compromisos básicos de cara a los próximos años.

Entre ellos, el refuerzo del apoyo a estas entidades (con las que el ayuntamiento ha firmado este año convenios por valor de cerca de tres millones de euros), el aumento del presupuesto destinado para atender a colectivos vulnerables (inmigrantes, niños y adolescentes, sin techo y personas mayores o con discapacidades) y la creación y mejora de equipamientos sociales.

Objetivos, señalaron ambas partes, que son necesarios para refrendar la Barcelona de las cinco cés que defienden: cohesionada, creativa, convivencial, cooperativa y comunitaria.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web