Imprimir

Cerca de 400 familias dicen adiós a la pobreza gracias a una ayuda de la Junta

on . . Visitas: 647

Image 

De las 512 solicitudes presentadas este año, se denegaron unas 100

El salario social 'saca' de graves problemas económicos y beneficia a unas 1.000 personas, de las que la mayoría residen en la capital - ANA LÓPEZ OTERO 

La Junta de Andalucía ha sacado de una situación de crisis a 390 familias que en lo que va de año han solicitado el salario social en la Delegación para la Igualdad y Bienestar Social.

Se trata de ciudadanos que están pasando por un mal momento y que necesitan subsistir mientras que reconducen su situación en el plazo de varios meses.

A ellos se ha destinado cerca de un millón de euros -907.891,29 euros- aunque para este año la cantidad que la administración autonómica gastará en este concepto supera los 2,1 millones de euros.

Según los últimos datos facilitados a IDEAL por la Delegación para la Igualdad y Bienestar Social, el número de solicitudes que se han presentado ascienden a 512, de los que un centenar han sido denegados, 390 contaron con el aprobado de los técnicos y 25 se archivaron por razones como la falta de presentación de documentos de los interesados.

Aunque la persona que tramita esta subvención sea uno de los miembros familiares está claro que al ser concedida repercute en la vida del resto del núcleo familiar.

Así las cosas, el delegado de Igualdad y Bienestar Social en Almería, Luis López, valoró que se pueden estar beneficiando unas 1.000 personas de las que la mayoría, un 80% de ellas, reside en la capital.

Hay que salir del bache pero la gente, insisten desde la Junta, no se puede acostumbrar a vivir con esta paga temporal. Por ello se limita el periodo en el que se puede percibir, que se prolonga a seis meses y no puede volver a solicitarse hasta pasados otros seis desde el último de los cobros.

Además, se contemplan una serie de medidas que van encaminadas a que este colectivo logre su inserción social y que salga del mal momento por el que atraviesa.

Entre ellas, destaca la formación de las mujeres y hombres que tienen asignada la ayuda -que puede llegar al 75% del salario mínimo interprofesional y que tiene en cuenta el número de miembros que forman la familia-.

En este sentido, se organizan numerosas actividades educativas, como la formación como camarera de pisos o en este tipo de trabajos con los que se intenta que ellas puedan acceder al mercado laboral.

Asimismo, se mantiene una relación fluida para que desde la Delegación de Educación se perfilen itinerarios profesionales de manera personalizada y se cuenta con la colaboración de Obras Públicas para colaborar en que estas familias puedan tener una casa propia o en régimen de alquiler o tengan prioridad a la hora de recibir ayudas de rehabilitación de sus propias viviendas.

Buena parte de los solicitantes del salario social viven en barrios en los que las casas están en mal estado o no cuentan con un nivel educativo elevado. Para evitar que la espiral se repita también se controla que los menores de este entorno vayan con regularidad a la escuela.

Evitar el absentismo escolar y que los padres se hagan responsables del futuro de sus hijos es una de las obligaciones que se establecen por parte de la Junta y que, en caso de incumplimiento, le permite que se retire la paga. La cantidad de dinero que se destina a fomentar esta iniciativa pública va, por otro lado, en aumento ya que durante el pasado 2007 se tenían reservados 1,8 millones de euros que se tuvieron que ampliar en 200.000 euros a finales de año por la demanda existente.

No obstante, los ciudadanos que reciben hasta 600 euros con este programa no son los únicos que tienen problemas monetarios en la provincia.

La Red Andaluza contra la Pobreza y la Exclusión Social estimó en octubre del pasado año que hasta 195.000 almerienses podrían ser pobres, es decir, vivir con menos de 500 euros mensuales.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web