Imprimir

La mitad de los pobres no lo sería si el Govern dedicase el 1% del presupuesto

on . . Visitas: 953

Image

Unas 200.000 personas viven en Cataluña en situación de extrema pobreza, ya que cobran menos de 531 auros al mes, según denuncia la entidad humanitaria Cáritas

ImageE. CARRERAS Las mujeres suponen la mitad de los atendidos por Cáritas

BARCELONA. La mitad de las personas en situación de pobreza extrema en Cataluña, unas 200.000, podrían salir de ella si se dedicara un 1 por ciento del presupuesto de la Generalitat a aumentar las ayudas mínimas, según dijeron ayer los responsables de Cáritas de Barcelona durante la presentación del estudio «Vidas rotas. Pobreza y salud precarias: una visión desde Cáritas». La entidad, que atiende cada año a más de 25.000 personas en situación de vulnerabilidad o exclusión, insta a un acuerdo entre las formaciones políticas para avanzar en la erradicación de la pobreza extrema, en la que se considera que viven quienes cobran menos de 531 euros al mes.

En España, 1,8 millones de personas sobreviven con ingresos inferiores a esta cantidad, y de ellas 200.000 residen en Cataluña. Estas cifras no incluyen a los inmigrantes sin papeles, invisibles a efectos estadísticos pese a ser los más pobres. El director de Cáritas Diocesana de Barcelona, Jordi Roglà, manifestó en la presentación del informe que «no puede ser que un Estado dé prestaciones que están por debajo del umbral de la pobreza», como en el caso de las pensiones no contributivas o las de viudedad, entre otras. Diez o doce millones El responsable del departamento de programas de Cáritas, Josep Maria Bastús, afirmó que el 1 por ciento del presupuesto de la Generalitat, entre 10 y 12 millones, sería suficiente para conseguir que las 200.000 personas en situación de extrema pobreza llegaran a los 531 euros al mes.

«Teniendo en cuenta que el 50 por ciento de esta pobreza está relacionada con las bajas pensiones de los mayores, la medida permitiría acabar de golpe con la mitad de los pobres extremos», dijo Bastús. Según Cáritas, gran parte de las viudas tienen que vivir con pensiones que, con los complementos de la Generalitat, llegan sólo a los 402 euros, lejos de los 531 mínimos y, pese a esta situación, la Ley de Seguridad Social impide a las autonomías incrementar sus aportaciones. Con el fin de evitar las desigualdades entre comunidades, impide que las aportaciones de los gobiernos de éstas sobrepasen el 25 por ciento de las ayudas que dedica el Estado. Josep Maria Bastús lamentó que la falta de información impida a muchas personas necesitadas beneficiarse de ayudas como las del alquiler establecidas este año por el Ministerio de la Vivienda o las previstas en la Ley de Dependencia.

Según los cálculos de Cáritas, en Cataluña sólo 3.500 personas han solicitado los 350 euros anuales de ayuda al alquiler, cuando podían hacerlo alrededor de 20.000. El informe de 2006 elaborado por Cáritas revela que una de cada cuatro personas atendidas por la entidad humanitaria es menor de edad y el 58 por ciento son mujeres. El 50 por ciento son inmigrantes sin papeles. Cáritas pide que se garantice el empadronamiento de los inmigrantes, independientemente de su situación jurídica, para que tengan asistencia sanitaria gratuita.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web