Imprimir

Unos 170.000 isleños viven por debajo del umbral de pobreza

on . . Visitas: 1050

Image 

Problemas sociales. el otro lado del crecimiento económico registrado en el archipiélago

El informe del CRE destaca el aumento de la población balear con retribuciones más bajas derivado de la inmigración

ImageMás de medio millar de personas viven sin hogar en Balears.

Mallorca F. GUIJARRO. PALMA. Unos 170.000 habitantes de las islas viven por debajo del umbral de la pobreza, una cifra que está registrando una evolución al alza, según se destaca en el ultimo Informe Económico y Social de Balears elaborado por el Centre de Recerca Econòmica (CRE) de Sa Nostra y la Universitat. Según sus autores, buena parte de esta evolución al alza se explica por la intensa llegada de inmigrantes de los últimos años, que al menos durante una primera fase de su estancia en el archipiélago suelen ocupar puestos de trabajo de escasa cualificación y bajas remuneraciones.

Se considera que una persona se encuentra bajo el nivel de pobreza cuando sus ingresos no alcanzan el 60% de la media. Según se señala en el informe del CRE, un 16,8% de la población isleña se encuentra en esta situación, un porcentaje que está por debajo de la media estatal (19,8%) pero que está creciendo. Las tasas más bajas de pobreza se registran en el País Vasco (9,5%), Navarra, Madrid y Cataluña, y los más altos en Extremadura (34,6%), Castilla-La Mancha, Canarias y Andalucía.

Desde el CRE se apunta que aunque la población balear disfruta de una renta superior a la media estatal, la fuerte llegada de inmigrantes y los bajos salarios que éstos perciben provoca que esté aumentando el número de personas que deben vivir en situaciones de precariedad económica, aunque no necesariamente de exclusión social. El tema de la formación se perfila como muy importante a la hora de situar a las familias que viven bajo el umbral de la pobreza, ya que los porcentajes descienden a medida que aumenta la titulación de los padres.

También se apunta el factor de la edad, dado que al hecho de que las pensiones de jubilación o viudedad de las islas se sitúan por debajo de la media nacional se suman los casos de enfermedades, que favorecen la exclusión social en aquellas situaciones en que se limita la movilidad de las personas mayores. Según se subraya en el informe del CRE, el 23% de los residentes en las islas de más de 65 años viven solos, un porcentaje que se eleva hasta el 30,2% en el caso de las mujeres. Además, en el archipiélago la tasa de discapacidad de las personas mayores roza el 26% de la población mayor de 65 años, aunque la media nacional se eleva hasta el 32%. Los problemas de marginación se dan más habitualmente en casos de desempleo prolongado.

En el caso de Balears, un 17,3% de sus parados se encuentran en esa circunstancia durante un amplio intervalo de tiempo, un porcentaje que está evolucionando al alza y que en el caso de la población femenina desocupada alcanza el 19,4%. Personas sin hogar En el informe del CRE se pone de relieve que una de las manifestaciones más extremas de la exclusión social se encuentra en el número de personas sin hogar, que en el archipiélago es de 5,2 por cada 10.000 habitantes, lo que implica que se supera el medio millar. Los delitos también se apuntan como un indicador del nivel de marginación, y se destaca que si bien estos han evolucionado a la baja en las islas, el 85% de los que se cometen se puede relacionar "con conductas susceptibles de estar motivadas por individuos que conviven en situaciones de exclusión".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web