Imprimir

Cáritas reconoce un descenso de la pobreza severa en Asturias

on . . Visitas: 936

Image 

La entidad asegura que cada vez son más jóvenes las personas sin techo en la región.CAROLINA GARCIAUn mendigo en las calles de Gijón.
ImageFoto:ARCHIVO
Las situaciones extremas de pobreza remiten en Asturias. Cáritas diocesana ha constatado un descenso del número de personas que viven sin recursos y en situación severa en el Principado. Precisamente en esa disminución de los niveles de indigencia se apoya el presidente del colectivo, Adolfo Rivas, para explicar porqué han atendido en 2006 a menos personas que el año anterior. Según sus cifras, frente a los 21.000 del 2005, Cáritas acogió el año pasado a más de 18.000. Pero no es lo único que cambia con los años. La calle también evoluciona. Ahora, cada vez son más jóvenes las personas en la calle sin hogar y los casos personas con problemas de salud mental que necesitan un trabajo más asistencial y para los que su organización "no tiene medios para tratarlos". Y, aunque Rivas cree que el salario social sí ha mejorado esta situación, sobre todo en las personas que residen en viviendas precarias, "no sustituye a tener un empleo que es la apuesta de la ONG". Precisamente la reinserción laboral es uno de sus objetivos. Por eso, junto con el Ayuntamiento de Gijón, trabaja en la constitución de la Fundación de Empresas de Reinserción que estará lista en septiembre. No es su única asignatura pendiente. También en septiembre va a inaugurar el Centro de Día en Oviedo.

Entre los anuncios, Rivas informó del cambio de sede de la Comunidad Terapéutica La Santina, en Gijón, ya que "se ha quedado pequeña y hay lista de espera de meses", y comentó que se seguirá ubicando en esta ciudad, pero en el "área rural".

Su objetivo es reservar plazas para las personas sin hogar y con problemas de alcoholemia. Puso la alerta sobre el Centro de Encuentro y Acogida (CEA) de toxicómanos, ubicado en La Tenderina, y afirmó que si no se encuentra un nuevo emplazamiento "terminará por desaparecer", ya que deberá abandonar en un año y medio su actual edificio ya que está prevista la construcción de viviendas en esa parcela. Buscar una sede no es fácil porque, según explica Rivas, los vecinos piensan que "aumenta la presencia de toxicómanos en la zona" cuando, en realidad, ocurre siempre todo lo contrario.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web