Imprimir

32 familias de Barakaldo devuelven las ayudas sociales al dejar de necesitarlas

on . . Visitas: 967

Image 

MARGEN IZQUIERDALos demandantes mejoraron su situación económica tras recibir la subvenciónImageJON FERNÁNDEZ/BARAKALDO REIVINDICACIÓN. Las protestas para exigir más ayudas sociales se repiten en la localidad. / P. URRESTI

Muchas familias recurren cada año a las ayudas de emergencia social. Necesitan el dinero para sufragar necesidades básicas, que no pueden cubrir con sus ingresos a pesar de apretarse al máximo el cinturón para llegar a fin de mes. El problema se extiende por toda la geografía vasca y en Barakaldo afectó el pasado ejercicio a 1.645 unidades familiares, lo que representa el 5,76% de la población. Entre ellas también se encuentran 32 demandantes que recibieron el dinero solicitado al Ayuntamiento pero, poco después de cobrarlo, decidieron devolverlo a las arcas municipales por iniciativa propia.

Según reveló ayer la plataforma local contra la exclusión social Berriotxoak, el reembolso de ciertas cantidades se debe a la repentina mejora de la situación económica de los afectados. «Existen casos de todo tipo, desde gente que encuentra trabajo hasta la que cobra una herencia», apuntó la asociación al repasar el balance de ayudas sociales de 2006 en la ciudad. Se trata de situaciones excepcionales, pero que permiten la ampliación del número de atenciones por parte del área de Servicios Sociales. El pasado año se concedieron subvenciones a 1.298 familias, un 5% más que en los anteriores doce meses, si bien el número de solicitantes ascendió esta vez de forma significativa.

«Pidieron estas ayudas un 18% de familias más y 203 de ellas vieron denegada su solicitud por falta de presupuesto», criticó Mariví Freire, miembro de Berriotxoak. Otras 109 peticiones no reunían los requisitos, tal y como informó el Consistorio. La edil de Servicios Sociales, Izaskun León, insistió en que las autoridades cada día atienden «a más baracaldeses con problemas» y negó que haya menos personal para atenderles. «Todo lo contrario», zanjó.

Para la plataforma contra la exclusión social, la solución pasa por incrementar la dotación presupuestaria en este área y descontarla de la partida de 1,41 millones de euros para los sueldos de políticos liberados. Berriotxoak se cuestionó «para quién no hay dinero» y demandó rapidez en resolver los expedientes. «Ahora tardan hasta 8 meses», lamentó Freire, que cifró en 2.065 las familias que han pedido ya subvenciones este año.

Mujeres y jubilados

El perfil de los solicitantes es de lo más variopinto y tiene a las mujeres en general como principales beneficiarias, ya que aglutinan el 75,87% de las demandas. Muchas de ellas son viudas, un sector en el que llega a enmarcarse un 18% de las personas que piden ayudas de emergencia social. Jóvenes en paro y jubilados con una pensión «muy baja» también deben acceder a esta contribución institucional para salir adelante.

Garantizar el acceso y mantenimiento de una vivienda digna sigue al frente de los conceptos subvencionados. La mayoría de las aportaciones -casi la mitad- son para pagar el alquiler, mientras que también hay muchas partidas destinadas a gastos de comunidad, hipotecas o atención sanitaria.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web