Imprimir

Un seísmo de 8 grados deja al menos 72 muertos y una aldea destruida en el sur de Kirguistán

on . . Visitas: 395

Image

Las labores de rescate de los supervivientes continúan mientras va llegando la ayuda de las autoridades y las ONG MOSCÚ, 6 (EUROPA PRESS)

Al menos 72 personas han muerto a causa de un terremoto de 8 grados en la escala Richter en el sur de Kirguistán, en una zona fronteriza con China y con Tayikistán.

El seísmo dejó prácticamente destruida una localidad montañosa, por lo que las autoridades locales temen que el balance pueda aumentar en las próximas horas.

Entretanto, continúan las labores de rescate y Rusia ya anunciado que enviará ayuda. Además de las víctimas mortales --cuya cifra facilitó el Ministerio de Sanidad--, el terremoto ocurrido en la provincia de Osh, región de Alai, dejó un centenar de heridos y unos 120 edificios destruidos, así como carreteras y otras infraestructuras.

 

El Ministerio de Emergencias concretó que, aunque en el epicentro el temblor alcanzó los 8 grados, en la ciudad de Osh fue de 6 grados, en Batken de 5,6, y en Bishkek sólo de 3,5. "La operación de rescate en el lugar de la tragedia continúa y la cifra de muertos no es definitiva", indicó un portavoz del Ministerio de Sanidad a la agencia rusa RIA Novosti. Entre los fallecidos hay 30 niños pequeños, once estudiantes, doce personas mayores y 19 adultos.

Según las autoridades, el terremoto destruyó la localidad de Nura, donde viven 940 habitantes en 211 casas --aunque ahora sólo quedan en pie la mitad-- y a la que el Ministerio y el Ejército han enviado equipos de rescate y médicos adicionales. El viceministro de Emergencias, Turatbek Junushaliev, dijo a la agencia de noticias de la ONU, IRIN, que en Nura "no hay ni electricidad ni agua" y que "en algunas partes, la carretera que lleva a la localidad está destruida".

El epicentro del terremoto --que se sintió a última hora de la tarde de ayer en Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán, la zona más densamente poblada de Asia Central-- se localizó precisamente en esa aldea, situada a 76 kilómetros del centro médico más próximo.

En este área son frecuentes los seísmos. El ministro de Emergencias, Kamchybek Tashiev --que se ha desplazado al lugar de los hechos para coordinar las tareas de búsqueda y de rescate y la atención médica--, declaró a la agencia de noticias 24.kg que en Nura hay "128 viviendas completamente destruidas, 60 personas fallecidas y unas 100 heridas, algunas de gravedad". "La elevada altura y la desolación de la aldea de Nura (...) complican de forma significativa las operaciones de rescate y el envío de ayuda humanitaria a la zona donde están las víctimas. La localidad ha sido borrada de la faz de la tierra", subrayó el ministro.

Un total de 38 personas, entre ellas siete niños, han sido evacuadas de las zonas más afectadas en helicóptero y se dirigen a hospitales de Osh, según el portavoz del Ministerio de Sanidad, que aclaró que la búsqueda de supervivientes continúa, mientras los sismólogos advierten de posibles réplicas.

PRIMERAS MEDIDAS

El presidente kirguís, Kurmanbek Bakiev, ha cancelado su agenda para mañana --que será día de luto nacional-- y está previsto que visite las zonas afectadas, según su portavoz.

Mientras, el Gobierno anunció que destinará dos millones de soms --40.777 euros-- a los familiares de los fallecidos y los heridos como consecuencia del fuerte terremoto.

Además, el Ejecutivo ha decidido tomar medidas para reconstruir las casas destruidas, así como enviar a la zona afectada 100 tiendas de campaña de invierno y generadores de electricidad, según la agencia 24.kg. En esta época, la temperatura mínima puede llegar allí a los 25 grados bajo cero.

El primer ministro kirguís, Igor Chudinov, dijo que ya se han transportado a la zona algunos suministros y que ayer las autoridades locales enviaron 100 tiendas, 100 estufas, combustible y medicamentos. Chudinov recalcó que "la situación está bajo control", aunque en Nura no es posible la comunicación telefónica de momento porque el seísmo ha roto los cables eléctricos.

Por su parte, el presidente de Rusia, Dimitri Medvedev, ha ordenado a su Ministerio de Emergencias que preste ayuda a Kirguistán, según anunció el Kremlin. En un telegrama enviado a Bakiev, Medvedev expresó sus condolencias por las víctimas mortales provocadas por el seísmo.

MOVILIZACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES HUMANITARIAS

El viceministro de Emergencias señaló que su Ministerio celebró en Bishkek una reunión urgente del grupo REACT, que se compone de organizaciones de donantes y ONG nacionales e internacionales, para facilitarles los últimos datos del desastre. El Ministerio solicitó ayuda a los donantes para mitigar las consecuencias del terremoto. "Necesitamos generadores, alimentos, ropa de abrigo, sábanas y kits de higiene personal", resaltó Junushaliev.

El coordinador de la ONU en Kirguistán, Neal Walker, aseguró que tanto las agencias de Naciones Unidas con presencia en el país como la ONG ACTED Kirguistán han enviado a la zona sus equipos en colaboración con el Ministerio para evaluar cuáles son las principales necesidades de las víctimas.

Por su parte, la secretaria general de la Sociedad de la Media Luna Roja Kirguís, Roza Shaiakhmetova, afirmó que su organización mandó suministros de asistencia inmediatamente después de conocer el desastre. "Enviamos en el convoy del Ministerio de Emergencias 30 tiendas, estufas, chaquetas de invierno para adultos y niños y agua potable", precisó.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web