Imprimir

La ONU suspende el envío de ayuda humanitaria a Myanmar

on . . Visitas: 744

Image

Acusa a la Junta Militar, que no quiere cooperantes ni equipos de rescate, de confiscar un cargamento de medicamentos y comida. Autor: Efe

ImageEl Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU ha acusado a la Junta Militar de Birmania (Myanmar) de haberse apropiado de un cargamento de ayuda humanitaria para los afectados por el ciclón tropical «Nargis» y ha anunciado la suspensión temporal de los vuelos.

Con anterioridad, el PMA había expresado su frustración por las dificultades y lentitud con la que las autoridades birmanas tramitan las solicitudes de visados de entrada para su personal. Antes, la Junta Militar de Birmania (Myanmar) había rechazado la entrada al país de cooperantes extranjeros pero había mostrado su voluntad de aceptar la ayuda humanitaria ofrecida por la comunidad internacional, ante la frustración de las organizaciones humanitarias y agencias multilaterales.

El Ministerio de Asuntos Exteriores birmano indicó en un comunicado que han dado prioridad a la ayuda, pero prefieren encargarse ellos mismos de la distribución entre el millón y medio de personas «seriamente afectadas» por el ciclón tropical «Nargis», según datos de la ONU. «No estamos preparados por el momento para recibir esta clase de misiones de información, búsqueda y rescate de otros países», apuntó el departamento birmano de Asuntos Exteriores a través de un comunicado.

Es por esta razón que a un equipo de 62 especialistas se le impidió el jueves descender de un avión con ayuda procedente de Qatar que había aterrizado en el aeropuerto Mingalardon de Rangún. «Myanmar no fue informada de la misión de búsqueda y rescate que llegó con la asistencia humanitaria.

El Gobierno sólo tenía constancia de que el avión iba a entregar ayuda humanitaria», señaló la junta birmana en su nota difundida desde Naypyidaw, la capital del país desde 2005 y donde la furia del «Nargis» no llegó. Cien mil muertos, se´gun Estados Unidos La embajada de Estados Unidos en el país asiático calcula que habrán muerto unas 100.000 personas, aunque la radio, la televisión y la prensa birmana sólo confirman unos 23.000 muertos y 42.000 desaparecidos.

La actitud del régimen militar birmano, de controlar toda persona que ingresa en el país para impedir que se cuelen «enemigos de Estado», tiene perplejas a las agencias de la ONU y a las organizaciones no gubernamentales (ONG) humanitarias, que ven frustrado su plan de atender con rapidez a los necesitados. «¡Es asombroso!», manifestó el portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Paul Risley, a los periodistas en Bangkok, en relación a la lentitud con que las autoridades birmanas tramitan las solicitudes de visado.

La Cruz Roja, el PMA, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización Mundial de la Salud (OMS), Cáritas, Manos Unidas, Save the Children y otras organizaciones cuentan con personal sobre el terreno, aunque no todo el que consideran necesario, que preparan la logística o trabajan ya con los afectados.

La situación es grave, hace una semana que «Nargis» entró por el sur de Birmania y el cólera ha comenzado a cobrarse las primeras víctimas mortales en Bogalay, que quedó casi completamente anegada y donde los medios estatales birmanos informan de 10.000 muertos, y Laputta, donde se cree que hay 80.000 muertos, no confirmados por la Junta.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web