Imprimir

La comunidad internacional ayuda a Birmania donde los muertos y desaparecidos suman ya 63.500

on . . Visitas: 643

Image

CICLÓN NARGIS | El gobierno birmano está cambiando su actitud ante la tragedia y permite la entrada de alimentos Varios residentes en Yangon reparan sus tiendas tras el paso del ciclón Nargis Efe MULTIMEDIA Fotos de la noticia 

ImageLa Junta militar birmana asegura estar haciendo «todo lo posible» para asistir a los afectados del ciclón 'Nargis' mientras el balance oficial de víctimas continúa aumentando, con casi 22.500 muertos y 41.000 desaparecidos, si bien la ONU no ha podido realizar aún una evaluación real de los daños por la falta de acceso a las zonas afectadas.

Entretanto, otros países, entre ellos España, y las ONG, han comenzado a movilizar ayuda de emergencia para los damnificados. Rangún | Reuters / EP

El ministro de Información birmano, Kyaw Hsan, anunció que el Ejecutivo destinará cinco millones de kyats (2,89 millones de euros) a contrarrestar los efectos del ciclón, el más devastador que azota Asia desde el que pasó por Bangladesh en 1991 y dejó 143.000 muertos. «La tarea es muy amplia y de gran alcance y el Gobierno necesita la cooperación de la gente y los apoyos del interior y del extranjero», destacó Kyaw Hsan en rueda de prensa en Rangún, la antigua capital birmana, donde la comida y el agua comienzan a escasear.

A pesar del hermetismo de las autoridades birmanas, denunciado por diversos grupos de defensa de los Derechos Humanos, el ministro de Información aclaró: «No esconderemos nada. Por favor, díganle a la gente que no se deje engañar por los rumores y las mentiras».

Por otro lado, Hsan dijo que la falta de suministro eléctrico está poniendo en peligro la reanudación del suministro de agua en Rangún, pero que varias decenas de camiones están distribuyendo agua en la ciudad, poblada por cinco millones de personas.

Ahora que los precios de los alimentos básicos, los materiales de construcción y el combustible se han disparado, el ministro dijo: «Apelamos a los empresarios y a los hombres de negocios a no aprovecharse del desastre». «Estamos coordinándonos y cooperando con los empresarios privados», agregó. La complicada situación ha hecho que el Gobierno birmano cambie su actitud en cierta medida.

Así, el representante permanente de Birmania ante la ONU, Kyaw Tint Swe, confirmó que su país ya ha solicitado la asistencia de Naciones Unidas. Más tarde, la portavoz de la Oficina para la Coordinación de los Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Elisabeth Byrs, confirmó que la Junta militar está permitiendo la entrada de alimentos y otro material de emergencia en el país pero aún no ha aprobado los visados para algunos cooperantes que pretenden entrar en Birmania para evaluar los daños.

Actualmente ya hay algunos empleados de la ONU en Birmania, entre ellos pequeños equipos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que están intentando asistir a las miles de víctimas del ciclón del pasado sábado.

Los refuerzos enviados por el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) y otras agencias están a la espera de que Birmania apruebe sus visados. En todo caso, Byrs consideró que la disposición del régimen militar a aceptar el envío de tiendas de campaña, mosquiteras, pastillas purificadoras de agua, kits sanitarios y otros artículos es «una buena señal».

Balance de víctimas.

El último balance de víctimas cifra en 22.464 los muertos y 41.000 los desaparecidos, según la Junta Militar birmana, que precisó que la inmensa mayoría murieron o desaparecieron a causa de la gran ola que inundó el delta del Irrawaddy. El ministro para Ayuda Humanitaria y Reasentamientos, Maung Maung Swe, señaló que la ola «alcanzó los 3,5 metros de alto» e «inundó la mitad de las casas en las aldeas de poca altura». Sólo 671 personas perdieron la vida en Rangún y en sus alrededores, según la radio estatal. Naciones Unidas calcula que, además, «cientos de miles» de birmanos necesitan asistencia.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web