Imprimir

El paso de un tifón deja cientos de muertos y miles de personas sin hogar en Birmania

on . . Visitas: 663

Image 

La ONU y las ONG comienzan a evaluar las necesidades para enviar ayuda humanitaria AGENCIAS > RANGÚN

ImageImagen de los daños provocados por el tifón a su paso por la localidad de Yangon

Al menos 351 personas han muerto por el paso del tifón “Nargis” en Birmania, según el último balance hecho público por las autoridades del país, un número que es muy probable que aumente una vez que todo vuelva a la calma y se descubran nuevos cuerpos bajo los escombros. Además, 90.000 personas se han quedado sin vivienda, víctimas que recibirán la ayuda humanitaria que la ONU y las ONG ya están preparando al mismo tiempo que evalúan el estado en el que ha quedado la zona, aunque se desconoce si Birmania aceptará ayuda internacional.

El ciclón llegó a alcanzar la categoría tres, lo que supone vientos de entre los 190 y 240 kilómetros por hora, según declaró la junta militar que gobierna el país y que ha declarado zona catastrófica en cinco estados, principalmente a orillas del delta del río Irrawaddy y la ex capital Rangun.

Mientras, los trabajos de rescate y evaluación están más avanzados es la isla de Haingui, en el mar de Andamán, la primera región del país afectada por el “Nargis”. En todo el territorio se han registrado fallecidos, llegando a sumar 351, aunque esta cifra no contabiliza a los desaparecidos y a los residentes en algunas zonas que han quedado completamente destrozadas y que todavía no se han podido ir a inspeccionar, por lo que las autoridades aseguran que el número crecerá. Por su parte, la televisión estatal informó de que unas 20.000 casa quedaron destruidas en la región de Haingui, donde habrían quedado sin hogar unas 90.000 personas.

Al respecto, la ONU ya ha confirmado que el ciclón ha causado serios daños en el centro de la ciudad con inundaciones y carreteras cortadas por los árboles y escombros arrancados por los fuertes vientos, según confirmó el coordinador en funciones para cuestiones humanitarias y de residentes de Naciones Unidas en Rangún, Chris Kaye.

Otros funcionarios de la organización mundial confirmaron que falta agua potable, por lo que se teme que aparezcan brotes de enfermedades relacionadas. Tampoco hay electricidad y las comunicaciones terrestres están interrumpidas y las realizadas por teléfono móvil funcionan esporádicamente. Las televisiones y las radios no emiten.

Ante esta situación, tanto la ONU como las diferentes ONG ya han comenzado las gestiones para ayudar y trabajan en colaboración con la Cruz Roja y el Ministerio de Bienestar Social, Ayuda y Reasentamiento birmano, responsable de la coordinación de la respuesta ante desastres naturales.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web