Imprimir

Médicos Sin Fronteras reitera que los ejércitos no pueden ejercer ayuda humanitaria

on . . Visitas: 1070

Image 

Médicos Sin Fronteras (MSF) reiteró hoy que ningún "actor armado", como son los ejércitos o los cascos azules, puede ejercer ayuda humanitaria, puesto que ésta debe otorgarse desde los principios de "independencia" y "neutralidad", con el fin de estar sólo "en el bando" de la población civil.EFE

"Nadie que vaya con un fusil colgado en el hombro podrá ofrecer ayuda sin asustar o amenazar a quien se la está ofreciendo y en ningún caso podrá ser neutral", dijo el delegado de MSF en la Comunitat Valenciana, Vicente Moros, durante la presentación en Alicante de la memoria anual de actividades.

Explicó que en Afganistán, MSF fue testigo de cómo el ejercito norteamericano repartía folletos a los afganos "diciéndoles que si daban información sobre los talibanes recibirían comida y atención sanitaria", un hecho que Moros calificó de "absolutamente aberrante" porque la ayuda debe darse "a cambio de nada".

Asimismo, Moros matizó que la labor de los cascos azules es la de "interposición entre dos actores armados para que no se produzcan más matanzas", una acción que, en su opinión, es "diferente" de la ayuda humanitaria.

Según denunció, en los últimos años se está produciendo una "manipulación clara" de la ayuda humanitaria, al utilizarla para encubrir la implicación de los ejércitos en conflictos bélicos.

En su opinión, en este momento existe un "desprecio absoluto" por la acción humanitaria, y las organizaciones no gubernamentales (ONG) tienen limitada su capacidad de intervención para prestar asistencia a las poblaciones atrapadas en los conflictos.

"Nuestra mayor preocupación no es tanto el número de personas a las que hemos podido asistir en 2006, sino a cuántos no hemos ayudado por la obstaculización sistemática de los equipos humanitarios en diferentes conflictos bélicos", insistió Moros.

Desde mediados de 2005 a mediados de 2006, MSF trabajó en 65 países y proporcionó asistencia a 10 millones de personas en distintos proyectos como los desarrollados en Pakistán, Angola, Níger y Sudán.

Los trabajos incluyeron intervenciones quirúrgicas; tratamientos de malaria, tuberculosis o SIDA; asistencia en caso de violencia sexual y actuaciones relacionadas con enfermedades emergentes, como el ébola o el marburg, y con
la desnutrición.

Según los datos de la memoria de MSF, la organización humanitaria ingresó casi 650 millones de euros en este periodo, los cuales proceden en un 86 por ciento de fondos privados, y gastó 510 millones de euros.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web