Imprimir

Cataluña se adelanta al Gobierno y publica su balanza fiscal

on . . Visitas: 1121

Image

El déficit catalán fue de 16.735 millones en 2005, el 9,8% de su PIB SERAFÍ DEL ARCO / JOAN FOGUET - Barcelona - 

La Generalitat intenta encabezar el debate de las balanzas fiscales, uno de los que más ampollas levanta en el siempre espinoso asunto territorial. El tripartito catalán está descontento con el cumplimiento del Estatuto por parte del Gobierno de Zapatero y quiere dejarlo patente.

A una semana de que el Ejecutivo publique sus cálculos, el Gobierno catalán publicó ayer los suyos, a partir de los trabajos de un grupo de trece expertos.

Las claves del sistema

El Ejecutivo de Zapatero deberá presentar sus cálculos el martes Este paso al frente es una iniciativa para demostrar al Gobierno que la Generalitat no se quedará de brazos cruzados y que reclamará el cumplimiento de las promesas de Zapatero así como del despliegue del Estatuto. El bloqueo en las transferencias de competencias entre Estado y Generalitat levanta polvareda estos días.

Tanto, que el Gobierno catalán ha anulado las dos reuniones previstas con Administraciones Públicas para este mes de julio. En una de ellas sólo había que certificar acuerdos ya obtenidos en enero: pero no había partidas presupuestarias que acompañasen los traspasos. Con este clima enrarecido, el tripartito considera que debe demostrar determinación en la negociación. Según los expertos, "los mejores de España" y que "han actuado con plena independencia", según el consejero catalán de Economía, Antoni Castells, el déficit fiscal que Cataluña registró con el Estado en 2005 fue de 16.735 millones de euros, lo que representa el 9,8% PIB catalán. Entre 2002 y 2005, el saldo baja a 13.832 millones, el 9% del PIB.

Una balanza fiscal mide cuánto aportan los ciudadanos de un territorio, en este caso los catalanes, al conjunto de España en forma de impuestos, y cuánto reciben de éste a través de los servicios públicos y las inversiones. Si la contribución de los ciudadanos supera a lo que obtienen del Estado, el saldo es deficitario, y viceversa. Nadie duda de que es lógico y justo que las autonomías más ricas tengan déficit fiscal y que las pobres tengan superávit.

En eso consiste la solidaridad. El debate es cuánto. Los expertos no se mojaron. Las académicas Núria Bosch y Marta Espasa, dos de los 13 sabios, se limitaron a señalar que de cada 100 euros que Cataluña aporta al conjunto de España, 32,8% "no vuelven". Castells, tampoco se mojó, pero sintió reforzada su tesis de que la aportación de los catalanes es "excesiva". "Espero que todos los que acusan a Cataluña de insolidaria se lo piensen. Que pidamos una solidaridad justa no quiere decir que no lo seamos", dijo el consejero en rueda de prensa.

Entre 2002 y 2005, cada catalán aportó más de 1.921 euros anuales más de lo que percibió. Existen dos aproximaciones metodológicas para calcular una balanza fiscal: la del flujo monetario y la del flujo del beneficio. Los datos anteriores se obtienen con la primera. Ésta imputa los ingresos donde se localiza el hecho imponible, y los gastos donde éstos se materializan.

Con el flujo del beneficio, los ingresos se imputan en el territorio donde residen los que soportan la carga fiscal y los gastos al territorio donde residen quienes consumen el servicio o la inversión. Por ejemplo, según el método del beneficio, una parte de la inversión de Defensa en Ceuta se imputa a la ciudad autónoma (su comercio se beneficia de la afluencia de soldados), pero otra al resto de comunidades, puesto que todas se benefician de la Defensa del Estado. Con el flujo monetario, imputaría la totalidad del gasto a Ceuta.

El segundo método reduce el déficit fiscal de Cataluña a 12.269 millones de euros en 2005, el 7,4% del PIB catalán, y a 10.206 millones entre 2002 y 2005, el 6,6% del PIB. Estos resultados se aproximan mucho al último estudio de la Fundación BBVA, de noviembre de 2007.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web