Imprimir

La Fundación de banca ética Fiare presenta su proyecto mañana en Eibar

on . . Visitas: 1429

Image 

BajoDeba

Será a las 19.00 horas en el salón de actos de la casa de cultura Portalea «Se trata de invertir, sin ánimo de lucro, en proyectos con rentabilidad social»

ImageFÉLIX MORQUECHO Juan Garibi, segundo por la izquierda, en la presentación realizada en San Sebastián.

DV. Un banco que no trabaja para ganar dinero puede parecer un contrasentido. Sin embargo, la rentabilidad económica no es el objetivo de la banca ética. La fundación Fiare defiende este proyecto en el que el dinero se pone al servicio del progreso social en diversos campos. Uno de sus responsables, Juan Garibi, explicará mañana en Eibar cómo se lleva este planteamiento a la realidad. Será a las 19.00 horas en Portalea.

Para explicar este modelo, Juan Garibi señala que «hay dos conceptos a priori que damos todos por supuesto. Primero, que la banca tiene como objetivo ganar cuanto más dinero mejor y que para obtener mayor rentabilidad hay que asumir determinados riesgos, siempre pensando en la rentabilidad económica que va a tener. Pero tenemos que pensar que la banca no es más que un instrumento.

Supone una herramienta de coger dinero e invertirlo, que no es ni mejor ni peor, depende de para qué la utilices». Ante esta situación, Garibi explica que «igual que hay empresas de reciclaje o de comercio de comestibles que tienen ánimo de lucro, también las hay sin ánimo de lucro. Igual que hay empresas de comestibles que venden únicamente productos de importación o productos sin ningún tipo de garantía, también hay tiendas que venden productos de comercio justo, de agricultura ecológica o de comercio de proximidad. Lo mismo pasa con la banca».

Sin ánimo de lucro

«Hay banca que tiene ánimo de lucro y banca que no» continúa el componente de Fiare. «Y hay banca que además de no tener ánimo de lucro controla muy bien lo que invierte con los recursos que capta y sólo lo hace en proyectos que tengan una rentabilidad social. Básicamente de eso va la banca ética, de invertir sin ánimo de lucro, de una forma transparente y participada, en proyectos tienen una rentabilidad social y no en los que tienen una rentabilidad económica». Sin embargo, una rentabilidad económica mínima es necesaria para que esta modalidad se sostenga. «Mucha gente piensa que es poner dinero en quien no tiene nada para que así salga adelante. Pero no es así si no lo puede devolver. En ese sentido no es una actividad de beneficencia. No es hacer caridad con dinero, sino que es hacer banca».

La actividad de la banca ética tiene tres modos de colaboración. Por una parte están las entidades o personas que quieren ser socias. «Quieren promover la existencia de una entidad financiera que trabaja con otros criterios y entonces lo único que hacen es desembolsar un importe a partir de 100 euros. Es la cuota de participación, como quien compra una acción de un banco, sólo que en lugar de esperar que le dé unos dividendos espera participar» señala Garibi.

Rentabilidad social

La segunda forma de participar se asemeja más a lo que entendemos por ser cliente de un banco. «El saldo, esos recursos que tenemos depositados en una entidad financiera y que no utilizamos, se pueden depositar en esta entidad financiera» indica Garibi. «Prefiere obtener una rentabilidad social mayor y quizá no tanto una rentabilidad económica». Por último, están las asociaciones, fundaciones o cooperativas que solicitan financiación a la banca ética. «Son proyectos que nos solicitan financiación a nosotros por trabajar en coherencia con los valores que defiende la entidad que promueve el proyecto o bien, proyectos que no han encontrado financiación en otras entidades por falta de una rentabilidad puramente económica».

Los campos en los que esta entidad financia proyectos son cuatro. Por una parte está la cooperación internacional y comercio justo. Le sigue la inserción sociolaboral y el trabajo con colectivos desfavorecidos o con algún tipo de discapacidad o enfermedad. El tercer campo abarca medio ambiente, energía renovable y agricultura ecológica y finalmente, también se trabaja en cultura, deporte no profesional, educación o tiempo libre «siempre que sea para una transformación social».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web