Imprimir

Dejar de atender a las personas con problemas de drogas es un suicidio social

Escrito por Dominique Gross on . . Visitas: 679

18 meses sin cobrarEl Centro Hedra de Fundación Adsis en Valencia, donde se desarrolla un programa de deshabituación y reinserción social de personas, casi todas ellas jóvenes con trastornos adictivos, acumula 17 meses de impagos por parte de la Generalitat Valenciana.

Tal y como nos cuenta el director del Centro, Juan Carlos Jiménez: "En este contexto tan grave la red de recursos públicos está inevitablemente abocada a su desaparición. Como nosotros, casi todas las entidades de drogodependencias ya se han visto imposibilitadas para pagar sus salarios y otras obligaciones".

En esta coyuntura tan urgente era necesario movilizarse. Así varias entidades del sector han promovido la Plataforma de Atención a las Drogodependencias de la Comunitat Valenciana (PAD) para poner en común la situación y acordar acciones comunes. Además de pedir a la Generalitat Valenciana el pago de la deuda, se ha exigido la apertura de un cauce permanente de diálogo y la aclaración de los planes de futuro de la Generalitat para el sector de las drogodependencias.

El pasado 18 de febrero se mantuvo una entrevista con el director general de Asistencia Sanitaria, en la que mostró su buena disposición pero no hubo ningún compromiso de pago, por lo que se han iniciado concentraciones frente a la sede de la Conselleria de Sanitat. Las concentraciones se realizan todos los miércoles desde el 20 de febrero y continuarán hasta el 13 de marzo.

¿Qué puede suponer el cierre del centro Hedra? "Ni más ni menos que dejar sin atención a más de 250 personas que anualmente acuden a nuestro centro en busca de apoyo al tratamiento adictivo o en su reinserción. Supondría también que muchas personas no podrían pagar estas atenciones por vía privada pues la inmensa mayoría de ellas no tienen ningún tipo de ingreso o están por debajo del umbral de la pobreza", manifiesta Juan Carlos Jiménez.

Hedra lleva más de 17 años acompañando a personas que quieren salir del mundo de las drogodependencias para rehacer su vida. A lo largo de estos años hemos apoyado a miles de personas y también a sus familias. Prestamos un servicio de calidad, reconocido por los propios usuarios y por los profesionales del sector.

Para Juan Carlos "dejar de atender a las personas con problemas de drogas es un suicidio social. Tendría efectos nefastos, no solo para las personas que se quedan sin servicio, sino también para sus familias y la comunidad en general, ya que se alterarían en gran medida la convivencia social, la seguridad ciudadana y el gasto sanitario. Si la deuda de la Consellería de Sanidad se prolonga se va a generar un grave problema de Salud Pública". Y añade: "La red de recursos asistenciales en materia de drogodependencias (centros de día, viviendas tuteladas y de reinserción, comunidades terapéuticas, centros de baja exigencia, etc.) es un complemento NECESARIO para abordar un trastorno reconocido como sociosanitario por la comunidad científica. Muchas personas difícilmente podrán dejar su adicción si sólo reciben una atención farmacológica y si no cuentan con estos recursos"."Todo lo logrado está en peligro de desaparición si la Generalitat no lo evita. Las personas más necesitadas quedarían abandonadas a su suerte", concluye Juan Carlos.

Jóvenes como Inma y Javi, que ha pasado por el centro Hedra, nos ayudan a comprender de verdad la importancia que tiene el mantenimiento de este servicio. Estos son sus testimonios.

Inma
"Sé que lo tengo chungo porque no tengo ingresos, ni trabajo, ni casa, ni cuento con el apoyo de mi madre. Pero quiero poder vivir con mi hija, estar a su lado y verla crecer. Hoy sólo la veo los fines de semana. Disfrutamos juntas esos momentos. Intento tranquilizarla cuando marcho cada domingo, disimular mi dolor cuando me despido de ella. A pesar de todo no dejo de buscar trabajo, de luchar. Solo tengo este rato en el centro Hedra para sentirme comprendida y acompañada".

Inma, al cabo de unos meses, ¡ha encontrado trabajo! Ahora está buscando un alquiler barato cerca de su hija y sigue rehaciendo su vida.

"Sí, me siento muy contenta, mucho. Poco a poco, las cosas van saliendo. Es cierto que hacer las cosas de otro modo da otro resultado, que haber permanecido en los momentos de dificultad, ha sido decisivo. Gracias porque me habéis ayudado a saber contar conmigo misma".

Javi
"Hace cinco años me encontraba solo debido a una dura depresión junto con un trastorno adictivo, y no tenía esperanzas. Había perdido a mis amigos y a mi familia cansados de ver cómo me destruía yo solo. Un día vi colgado de una pared el cartel de un curso de informática del centro Hedra de Fundación Adsis. Y fue allí cuando os conocí. Tras varias recaídas me recomendaron un curso de fontanería que ibais a hacer. Y fue entonces cuando empecé a seguir unas normas y a valorarme. Empecé a escuchar a alguien que me decía que sin alcohol se podía vivir y podía plantearme un futuro mejor. Emprendí gracias a la fundación un camino duro y largo en busca de una estabilidad. Y lo he conseguido. Tengo un trabajo fijo y voy cada día feliz. El año pasado hice horas extras, he ahorrado y vivo con mi novia. Hace un mes y medio me he comprado un coche y voy a ver a mi hermano y a mi sobrino. Vosotros apostasteis por mí y no hay forma alguna de pagaros lo que habéis hecho por mí. Siempre os tendré en mi corazón y siempre me tendréis para lo que os haga falta. Os quiero".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web